Gastronomía y Alojamiento

 

 

Los Yébenes, por su inmejorable gastronomía y su carácter hospitalario, es un lugar para venir y no dejar de hacerlo. Castellana y manchega, pero sobre todo monteña, así es la cocina de los Yébenes.

No puede entenderse la rica gastronomía de esta comarca y de nuestra villa y lugar, sin la aportación castellana a los asados. Pero el fundamento de la cocina de los montes, es sin lugar a dudas, la contribución que se provee de las carnes de caza. Tan valorada y apreciada carne de ciervo, jabalí, corzo, perdiz… Las suculentas migas, el pisto manchego y las gachas, el queso y el vino, son ambrosías de la Mancha que completan la dieta monteña, haciendo de los Yébenes uno de los puntos de referencia gastronómico de la región.

Las setas, la leche y los quesos de cabra y de oveja, que se consideran los más punteros de la Mancha, tan demandados en el extranjero, la miel y la variedad de plantas aromáticas, son excelentes valores de nuestros montes, acompañados de un exquisito aceite de oliva de la variedad cornicabra, con Denominación de los Montes de Toledo.

Los dulces de la zona se han ganado las mesas de España. Herederos del saber mozárabe, de la miel y de las almendras han dado lugar a exquisiteces como las frutas confitadas, las sopas de almendra, el mazapán o las marquesas o los ricos mancheguitos y los ricos licores de madroño y bellotas.

En primavera, se ha venido celebrando durante años, las famosas jornadas gastronómicas y es el tiempo en que nuestros restauradores, en sus bares y restaurantes, nos deleitan con su creatividad confeccionando tapas, utilizando única y exclusivamente como norma de las jornadas, productos autóctonos de los Montes.

Podemos destacar la carne de caza y las especias de plantas aromáticas, como el tomillo y el romero, tan comunes en nuestra tierra y se saborean otros delicatesen como la cecina y el revuelto de ciervo o jabalí, la perdiz estofada o en ensalada o con judías.

El plato de judías también se adorna con chorizos de nuestros carniceros artesanos y para los más exigentes se degusta el asado de cabrito.

A mediados de septiembre, comienza la época de la berrea. Los visitantes aprovechan el viaje y hacen parada y fonda, para degustar el venado cocinado en bares y restaurantes de la localidad, para deleite de los paladares más selectos.

donde comer
donde dormir
GAST3 red1

 

gast2 red

 

gast1 red

 

gast 4 red